[en 2021] A escasos siete meses de aplicado por el Gobierno el primer paquete del plan de reforma econ贸mica, en medio de la terrible tensi贸n de la epidemia del Covid-19 y del c贸modo realismo pol铆tico de una nueva administraci贸n estadounidense 鈥攓ue esper贸 recoger sin mayor exposici贸n los frutos de las medidas tomadas por su predecesora a costa del sufrimiento del pueblo cubano鈥, la poblaci贸n ocup贸 masivamente durante horas las calles de muchas ciudades y pueblos de la Isla.

Esto lo har铆a, en realidad, sin convocatoria ni liderazgo pol铆tico alguno, pero la apuesta a la polarizaci贸n, y las reacciones y din谩micas que gener贸, hab铆an sido suficientemente intensas como para proporcionar a miles de personas soportes identitarios, simb贸licos, e imaginarios, que supondr铆an al sistema pol铆tico insular un serio problema para el futuro.

Un a帽o m谩s tarde, con el pa铆s conmovido por una estampida migratoria tan extraordinaria como in茅dita en la historia nacional, que muchos consideraron tambi茅n resultado del desquiciante golpe que la represi贸n a las protestas hab铆a asestado a las esperanzas de democratizaci贸n de la sociedad cubana, una de las preguntas que interpelaba a la gobernabilidad y al propio funcionamiento del sistema pol铆tico, no era ya qu茅 hacer con los excluidos, sino qu茅 har铆an los excluidos frente a la exclusi贸n.

No era esta una pregunta cualquiera. Despu茅s de todo, parafraseando a Eliot Weinberger, una pregunta es siempre un anhelo articulado.

***

final de art铆culo (el mismo es un ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por la Constituci贸n) publicado hoy en jovencuba.com