En la alocuci贸n del domingo, habl贸 el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba. As铆 era como lo anunciaba el cartel de presentaci贸n escogido que ten铆a impreso delante. El domingo qued贸 claro que habl贸 solamente para los militantes del Partido, dicen ellos que alrededor de 700.000. Ese d铆a no habl贸 el presidente de la Rep煤blica para los m谩s de 11 millones de cubanos. Si alguien act煤a primero como Primer Secretario de un partido pol铆tico que como presidente, entonces no debe ser presidente de todos los cubanos.

@DiazCanelB: 芦La orden de combate est谩 dada: a la calle, los revolucionarios禄 驴Combate? 驴en Serio?

4:27 p. m. 路 11 jul. 2021

Una se帽al positiva ser铆a una disculpa inequ铆voca del presidente. Dijo Fidel Castro que Revoluci贸n es no mentir jam谩s ni violar principios 茅ticos. Desde el lunes hemos visto en modo de control de da帽os y justificar con malabares ante el pueblo y la opini贸n p煤blica internacional los actos de represi贸n. Usar selectivamente el concepto de Revoluci贸n no es revolucionario. Tampoco lo es la ausencia de autocr铆ticas ni escudarse en las desigualdades sociales de Europa ni Estados Unidos que tambi茅n tienen bastante.

Tiene mucha raz贸n el profesor Michael Bustamante cuando dice que 鈥渃lasificar a los manifestantes como 鈥榲ulgares鈥 no se trata solo de elecci贸n de ep铆tetos o de la acci贸n de unos pocos en voltear los carros de polic铆a. Es un lenguaje codificado clasista y racista que, en este caso, canaliza una mentalidad burguesa bajo el manto de la moral socialista.鈥 Hay mucho racismo y clasismo en nuestros gobernantes.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Flajovencuba&dnt=true&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfX0%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1414991934653829121&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fjovencuba.com%2Fdictadura-1957%2F&sessionId=d465a638b498c1c9de30e71e9c9374dbac08d548&siteScreenName=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Flajovencuba&theme=light&widgetsVersion=82e1070%3A1619632193066&width=550px

Las comparaciones entre 1957 y el 2021 pueden parecer lejanas, dolorosas y chocantes. Los asesinatos de tantos j贸venes valientes no pueden haber sido en vano. Sabemos que la dictadura anterior ten铆a voluntad represiva y represores sedientos de revancha. Sabemos que la dictadura anterior no dudaba en soltar jaur铆as de uniformados hambrientos con rabia para amilanar las ansias del pueblo de escoger un futuro m谩s digno e inclusivo. Es lo que he visto el domingo.

Algunos hablan de una fractura social. Si el pueblo sigue reclamando sus derechos civiles y pol铆ticos en las calles, temo que la respuesta uniformada que veremos ser谩 peor. Si las noticias y v铆deos de abuso policial, de detenciones arbitrarias, de violentar los hogares con pistolas desenfundadas, de disparos a mansalva ante una protesta de ciudadanos que quieren ser escuchados son ignorados por las propias autoridades que han dado 鈥渓a orden de combate鈥 en cadena nacional, entonces las comparaciones pueden ser no tan lejanas.

La historia no puede ser letra muerta ni repetir consignas y frases mec谩nicamente sin an谩lisis. 

La historia tiene que verse cr铆ticamente. Tiene que ponernos molestos, inc贸modos. Esto que escribo sale del raciocinio, aunque acepto un poco de 铆mpetu al ver tanto abuso. El camino a una dictadura comienza siempre con unos pocos muertos, espero este no sea el caso. Un esposo abusador comienza con el primer golpe. Luego pide perd贸n, dice que fue obligado por la v铆ctima. Habla tambi茅n que no ocurrir谩 nuevamente e intenta convencer a la familia y vecinos con su mejor sonrisa. Sin embargo, el abuso ocurre de nuevo mientras la impunidad no termina. Es lo que hemos visto este domingo.

Por mucho tiempo ha existido la versi贸n rom谩ntica del sacrificio en favor de la Patria. 驴Qu茅 es la Patria? Desde peque帽os aprendimos que el cubano m谩s grande le dijo a su madre que el amor a la Patria no es el amor rid铆culo a la tierra, ni a la yerba que pisan nuestras plantas; es el odio invencible a quien la oprime, es el rencor eterno a quien la ataca. La Patria no es el Cabo de San Antonio ni la Punta de Mais铆. La Patria es el ingeniero, el m茅dico, pero tambi茅n es el hambriento, el pobre, el desesperado.

La Patria son los 鈥渧ulgares delincuentes鈥 que han salido a protestar por un pan digno. Somos todos. Pedir sacrificios que no se sufren a la Patria, es oprimirla. Un l铆der que exige Patria o Muerte se confirma en la ant铆tesis de s铆 mismo. No hay Patria con muerte, y la Patria bien vale la vida de un inocente. La Patria es de los comunistas y de los que no lo son. La Patria somos todos, indivisibles.

Las medidas excepcionales de ayer confirman la avaricia y arrogancia de nuestros gobernantes. El gobierno clama ante la opini贸n p煤blica, con raz贸n, que el bloqueo de los Estados Unidos hacia el pueblo de Cuba entorpece la compra de alimentos y medicinas. Bienes tan esenciales para la Patria no deber铆an estar sujeto a restricci贸n alguna en nuestras fronteras. Cuando hace una semana en estas mismas p谩ginas se propuso levantar las restricciones para la entrada de medicinas, protegidos del Departamento Ideol贸gico del Comit茅 Central calumniaron.

En un pa铆s sufrido y hambreado bajo la espada del memor谩ndum de Lester Mallory y con la agricultura atrofiada, priorizar en una balanza el cobro de aranceles sobre un paquete de carne para tantas parejas de ancianos que dependen de sus hijas y nietos en el exterior, es opresi贸n. Es doloroso ver c贸mo se lucra con las familias emigradas, aquellas que sudan en cualquier punto de este mundo para alimentar a los suyos, y de paso se les niega dignidad a quienes le esperan en el archipi茅lago. 

Es doloroso ver a un bur贸crata obeso, que no necesita del sudor de sus emigrados, decidir qui茅n puede abrazar en el caim谩n y cuantas libras de comida y medicinas entrar. Nos han dicho que todos somos iguales. Pero la realidad es que hay unos m谩s iguales que otros.

He tenido oportunidad de dialogar distendidamente con diplom谩ticos norteamericanos participantes en el proceso de acercamiento con Cuba de la administraci贸n Obama. Algunos han regresado a la administraci贸n actual. Ellos, acostumbrados al ir y venir de inquilinos en la Casa Blanca, coinciden en lo ins贸lito de ver la falta de celeridad de los funcionarios cubanos. Como si el tiempo no fuera un lujo.

Recuerdo en especial una an茅cdota de un alto funcionario estacionado en la embajada en La Habana y su di谩logo con alguien que es hoy Viceprimer ministro de Cuba. El cubano se jactaba de que iba a restringir reuniones con empresarios estadounidenses ante la alta cantidad de solicitudes recibidas. El funcionario norte帽o le respondi贸 que no olvidara que en menos de un a帽o habr铆a un nuevo presidente en ese momento desconocido en la Casa Blanca y que los capitalistas norteamericanos tienen un tiempo de atenci贸n demasiado corto. Memento mori.

En un pa铆s con tanta necesidad de inversi贸n extranjera, donde ganar la atenci贸n del capital estadounidense es vital para nuestros intereses nacionales, la altaner铆a es canallesca.

Para m谩s inri, es doloroso ver c贸mo la semana pasada en la televisi贸n guantanamera una funcionaria provincial admiti贸 que, en plena pandemia, hab铆a s贸lo una ambulancia para toda la provincia. El domingo vimos m谩s camiones listos para golpear que ambulancias listas para sanar. La falta de ambulancias no es exclusiva del 煤ltimo a帽o y priorizar la compra de t茅cnica antimotines sobre ambulancias y camillas, es tambi茅n tiranizar.

36 comentarios en https://jovencuba.com/dictadura-1957/

LUIS CARLOS BATTISTA

Jurista y polit贸logo. Doctorante en la Universidad de Salamanca.