‘Entre los varios papeles que juega la cultura en el desarrollo está uno básico, cardinal, que es el de determinar qué es el desarrollo. Dicho de otra manera: lo que en un espacio geográfico y temporal (un territorio, un país, una nación) se define y se anhela como «desarrollo» depende casualmente de su cultura, del conjunto de sus valores y creencias. Mientras, en un extremo, los bienes de consumo sofisticados, tecnologías avanzadas, casas, indumentarias, medios de transportes hipertecnológicos son el desarrollo, para otras culturas poder disfrutar de las tierras ancestrales caminándolas con los pies descalzos, cultivarlas con métodos tradicionales y ecosostenibles, respetar los tiempos de la naturaleza, son otra forma de desarrollo igualmente «inteligente» y recomendable, o más, a la luz de la moderna conciencia acerca de la irresponsable depredación de los recursos naturales y de sus consecuencias desastrosas para el ecosistema planetario.

Para evitar caer en un romanticismo hipócrita, nos apresuramos a decir que no se trata de celebrar una «arcadia pobre» para los otros, y los últimos adelantos tecnológicos para nosotros, sino más bien reconocer que el desarrollo capitalista de este último siglo ha aportado,
junto con el «dominio» de la naturaleza, su destrucción. ‘

https://books.google.com/books?id=vZaPkSft4CIC&pg=PA248&dq=Cultura+desarrollo&hl=en&newbks=1&newbks_redir=0&source=gb_mobile_search&sa=X&ved=2ahUKEwjEm7qLh9zvAhWpAWMBHRf5AuYQ6wEwAHoECAIQBQ