MANUEL CARBAJAL BRUZON15 November 2017 at 7:04 amPERMALINK

“…siguen habiendo 2 fidel: odiado y amado por los q no puden pensar. Criticado para siempre, por los q no pudieron aceptar tanta chapuza, crimenes y malos tratos; amado para siempre por los que no aceptan que algo de eso sea verdad.
Era yo un crio de 17, y empecé a escuchar esas historias de ambos bandos. Antes sólo oí hablar maravillas de él. Pero hace 26 años todo cambió. Empezaron a surgir un mundo de historias de errores tan gigantes como los aciertos que hasta ese momento se le anotaban por los q hasta entonces me reodeaban. Estos eran personajes nuevos, estrellas en ascenso, los q criticaban a fidel. Unos habian sido fusilados, otros encerrados por una a tres décadas, otros expulsados del país, aunque siguieran algunos, viviendo en él. Desterrados en su tierra por haber dejado de amar al ídolo. Otros con mejor suerte lograban esconder su pensamiento y seguir con vida hasta encontrar una hendija por donde escapar.
Uno de esos adversarios de fidel, era un q era una ametralladora de críticas, era brillante y valiente.


.
A fidel lo encontré en persona 10 años después. Luego me dio la mano, la del miembro fracturado y q ejercitaba saludando a cuanta cosa podía. Las dos veces q lo tuve en frente tuve los mismos pensamientos: “está huyendo, y lo peor es que no sabe hacia donde”. En esa huída enbarcó a millones. Decenas de años nos quedan todavía para enmendar todo lo q dejó roto en su escapada, todo lo q hizo a medias y mal. Todos somos sus hijos, como alguna vez fuimos hijos de la primera y luego de la segundo guerra mundial. Fidel fue la tercera, esta vez disfrazada de hombre, que en su escapada de 6 décadas, nos dejó el planeta partido en dos: los q lo siguen queriendo, los que lo quieren matar. Así de objetiva es la humanidad. No puede serlo: Primero, una cosa pensaran y sentiran siempre los que tuvieron un ser querida preso o asesinado, los que tuvieron que esconderse para diempre; y segundo, otra cosa pensaran y sentiran los que en cambio le agradecen todo lo que hizo por Cuba, porque creen y saben solo de buenas cosas, y nada comprenden de lo que han vivido y viven los primeros, o alguna vuelta macabra típica de este tipo de regímenes le acomoda los sesos