“En su libro Pateando la Escalera, Ha-Joon Chang devela que tanto Inglaterra como los Estados Unidos no solo fueron los pioneros en haber usado el proteccionismo para desarrollar sus economías, a través de la implementación del concepto de industria infante, sino que este estuvo vigente hasta la época de la Segunda Guerra Mundial. Cosa semejante describen para las demás economías europeas y para el Japón y los llamados “Tigres asiáticos”. Y sólo después de haber logrado consolidar aparatos productivos sólidos, dichos países abrieron sus fronteras para el comercio libre.

Lo irónico, según estos economistas, es que una vez que los países ricos han alcanzado preeminencia mundial gracias a un largo período proteccionista –que se remonta incluso a cuando fueron países colonizadores– ahora, literalmente, “patean la escalera”, para impedir que los demás países en proceso de desarrollo puedan acceder al mismo patrón de desarrollo y transiten por el mismo camino.

…mueven sus sedes de producción, desplazan sus capitales a la velocidad de la luz e invierten (o desinvierten) de un extremo a otro del planeta; no conocen fronteras, ni Estados, ni culturas, se burlan de las soberanías nacionales, especulan contra las monedas, provocan recesiones y adoctrinan a los gobernantes… Un mercado (global) sin reglas es un mercado negro en el que los nuevos sujetos de poder son, muchas veces, las mafias, adquieran el disfraz que adquieran”

‘Yo no clasifico el “laisser-faire” capitalista en la misma categoría que el fascismo y el comunismo. Las ideologías totalitarias buscan destruir deliberadamente la sociedad abierta. Las políticas del “laisser-faire” la ponen en peligro, pero por inadvertencia… considero la amenaza del laisser- faire como más real, actualmente, que aquella de las ideologías totalitarias”

https://www.revistas.una.ac.cr/index.php/economia/article/download/567/502/